PIZZA: UNA PASIÓN MUNDIAL

Design PIZZA: UNA PASIÓN MUNDIAL

La pizza es un símbolo Made in Italy, uno de los alimentos más populares y consumidos a nivel mundial.

Los mayores consumidores del mundo son los estadounidenses, con sus 13 kg cada año. Los italianos lideran el ranking europeo con 7,6 kg al año, seguidos de los españoles (4,3 kg), franceses y alemanes (4,2 kg), británicos (4 kg), belgas (3,8 kg) y portugueses (3,6 kg). Los austriacos cierran el ranking europeo con 3,3 kilos de pizza per cápita al año.

La pizza típica es redonda fina y suave hecha con agua, harina, levadura con el clásico borde alto e hinchado.

La pizza Made in Italy es reconocida oficialmente en el 2010 como una especialidad tradicional garantizada por la Unión Europea y en 2017 por la UNESCO como patrimonio inmaterial de la humanidad.

En resumen, una verdadera institución que nació alrededor de 1720 cuando aparecieron los primeros discos de pasta condimentada con tomate.

¡Pero solo en 1889 nació la más famosa de las pizzas napolitanas! Pizza Margherita cubierta con tomate, mozzarella (tradicionalmente fiordilatte), albahaca fresca, aceite de oliva extra virgen y sal.

Incluso los mejores chefs de pizza se cuestionan a sí mismos una pregunta fatídica: «¿Qué mozzarella usar para pizza?». De hecho, al ser uno de los quesos de cuajada estirada más populares de la gastronomía italiana, existen diferentes tipos y, cada uno de ellos, se diferencia en cuanto a consumo, cantidad de suero presente y resistencia a las altas temperaturas.

Veamos cuáles son los diferentes tipos de mozzarella para pizza y cómo elegir la perfecta para hacer pizzas perfectas, y para satisfacer todas las necesidades de tus clientes.

La elección de la mozzarella para pizza es fundamental para el éxito de una pizza excelente.

Evidentemente la mozzarella es uno de sus ingredientes principales que, durante la cocción en el horno, se derrite y se convierte en la combinación perfecta para combinar sabores. Por eso es recomendable elegir una mozzarella profesional para pizza, para que pueda garantizar su perfecta consistencia y sabor.

En particular, la mozzarella es un queso cuajado estirado fresco que se obtiene del procesamiento de leche de búfala o leche de vaca. La diferencia entre estos dos macro-tipos de mozzarella es que la elaborada con leche de búfala parece más consistente y grasosa, en comparación con la leche de vaca que, en cambio, es más ligera y más apta para cocinar. Luego, hay un tipo específico de mozzarella para pizza que es más adecuado para uso profesional. Muchos fabricantes de pizzas, de hecho, usan un tipo particular de mozzarella producido a partir de cuajada y no a partir de leche fresca. Esto se debe a que es más consistente y seco y, por tanto, más adecuado para condimentar pizzas y altas temperaturas de horno.

De esto entendemos que la mozzarella es el ingrediente clave para una excelente pizza, por lo que su consumo en el mundo es cada vez más creciente. Hoy en día es posible producir mozzarella en cualquier parte del mundo gracias a las tecnologías MilkyLAB, que tiene como objetivo exportar la tradición italiana en el mundo. Hoy MilkyLAB está presente en más de 60 países y gracias a sus tecnologías transmite el sabor histórico de los queseros italianos.